TRIDUO EN HONOR A SAN LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT

Publicado por iveargentina en

De entre los grandes maestros de la vida espiritual bajo cuya doctrina se forman los miembros del Instituto del Verbo Encarnado, San Luis María Grignion de Montfort tiene una impronta especial en nuestro ser “esencialmente misioneros y marianos” . Ya por su marcada devoción mariana −en quien nos inspiramos para la realización del cuarto voto− y que tantas implicancias tiene para el ‘modo’ de vivir nuestra consagración y de hacer apostolado; ya por su inefable amor a la cruz; ya por su incansable celo misionero.

PRIMER DÍA:

«Nadie puede llegar a una íntima unión con Nuestro Señor y a una fidelidad perfecta al Espíritu Santo sin una unión muy estrecha con la Santísima Virgen y una verdadera dependencia de su socorro”

San Luis María Grignion de Montfort, verdadero devoto de la Madre de Dios, bajo cuya inspiración nos consagramos en esclavitud de amor a María Santísima “para trabajar, en suma docilidad al Espíritu Santo y dentro de la impronta de María, a fin de enseñorear para Jesucristo todo lo auténticamente humano” concédenos la gracia de “vivir siempre por Jesús y por María, con Jesús y con María, en Jesús y en María, para Jesús y para María”. Que los miembros del Instituto del Verbo Encarnado seamos hoy y siempre “Apóstoles de María”, hombres libres “que vayan por todas partes con… el
santo Evangelio en la boca y el santo Rosario en la mano, a ladrar como perros, a quemar como brasas e iluminar las tinieblas del mundo como soles” proclamando con nuestro testimonio de verdaderos hijos de María que Ella es el camino que siguió el Verbo Encarnado para venir al mundo, que sigue usando y que usará.

Aquí se reza un Padrenuestro, un Ave Maríay un Gloria.

SEGUNDO DÍA:

“Amigos de la Cruz, discípulos de un Dios crucificado, el misterio de la cruz […] es el misterio maravilloso que ustedes tienen que aprender en la práctica, en la escuelade Jesús crucificado y que sólo allí lograrán aprender. […] ¡Sólo Jesucristo, con su gracia triunfadora, puede enseñarles y darles a gustar este misterio!”

.San Luis María, auténtico amigo de la cruz, que con tu ejemplo nos alientas a pedir la sabiduría de la cruzque sólo se alcanza mediante grandes padecimientos, humillaciones profundas y fervientes oraciones, alcánzanosla gracia de “desear vehementementela cruz” y de amar la propia cruz a la luz de la fe. Ayúdanos a ser generosos y valientes en el cumplimiento de las exigencias de la cruz y que hoy y siempre donde quiera que vayamos nuestro lema siempre sea: “ni Jesús sin la Cruz, ni la Cruz sin Jesús”

TERCER DÍA:

“Señor Jesús, acuérdate de tu congregación. […] Da hijos y servidores a tu Madre. […] Hombres siempre disponibles… siempre dispuestos a correr y sufrirlo todo por tu causa. […] Es tu congregación: es tu obra, Dios soberano. Realiza tus designios totalmente divinos: junta, reúne de todos los confines un verdadero ejercito contra tus enemigos”.

San Luis María, “caminante del Evangelio, inflamado por el amor a Jesús y a su santa Madre, que supiste llegar a las multitudes y hacerles amar a Cristo Redentor contemplado en la cruz” dedicándote con gran celo a la predicación de misiones populares, míranos con compasión pues también somos misioneros y danos de tu fervor espiritual, de tu alegría de evangelizar y un“ímpetu misionero”que no conozca de desalientos a la hora de “prolongar la Encarnación en todas las cosas”. San Luis María, “apóstol auténtico de los últimos tiempos” −por tu intercesión− “quiera Dios concedernos muchos y santos predicadores, verdaderos ‘apóstoles auténticos’, ‘fuego encendido, que se gasten y desgasten por el bien de las almas».


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbase a nuestra lista de correo para recibir invitaciones y noticias.

Ingrese su dirección de correo electrónico.

 
A %d blogueros les gusta esto: