Como primera actividad intelectual del año para concluir con los estudios filosóficos los seminaristas que se prepararon durante los meses de enero y febrero rindieron los exámenes de “De Universa Philosophia”. El examen escrito fue el miércoles 6 por la tarde; mientras que, el jueves por la mañana, tuvo lugar el examen oral con la concurrencia de toda la Familia Religiosa. Fueron seis los seminaristas evaluados. Todos aprobaron el curso satisfactoriamente.